Reclamación de salarios y procesos de impagos

En toda empresa, el empresario tiene el deber de abonar a sus trabajadores, todos los meses, la totalidad del salario, ya sea en dinero o en especie. La Ley exige que el pago sea puntual, ya que el retraso en el mismo supone una infracción administrativa y determina que la cuantía salarial debida se incremente con un interés de demora del 10. Además, en su caso, puede suponer una causa de resolución del contrato por voluntad del trabajador.

Si se produce un impago, el plazo para poder reclamar es de 12 meses. En el supuesto de insolvencia de la empresa, el Fondo de Garantía Salarial (FOGASA) tiene un depósito para cubrir las percepciones económicas que retribuyan el trabajo efectivamente realizado, así como las pagas extraordinarias. Sin embargo, no cubre las cantidades en concepto de indemnizaciones o suplidos, prestaciones de Seguridad Social o indemnizaciones por traslados.

Ahora bien, para que el FOGASA satisfaga estas cantidades al trabajador, la empresa debe haber sido declarada en situación de insolvencia o concurso de acreedores, así que si el único motivo es que su empresario no quiso pagar, teniendo los medios para hacerlo, habrá que recurrir a otras vías. Además, la responsabilidad del FOGASA está limitada al doble del SMI (incluyendo la parte proporcional de las pagas extraordinarias) y a un máximo de 120 días. Por último, la acción protectora y subsidiaria del FOGASA también se extiende a los salarios de tramitación, teniendo como referencia asimismo un tope máximo de 90 días entre la fecha de la demanda y la sentencia. Si se produce un exceso en esos 90 días, se podrá reclamar los salarios debidos al Estado, a través del procedimiento correspondiente.

Si necesitase reclamar el impago de su salario no dude en ponerse en contacto con nuestro despacho de abogados laboralistas. Desde nuestro despacho de abogados en Madrid le ofrecemos soporte en sus conflictos laborales.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE